Martes 27 de Febrero de 2024

Hoy es Martes 27 de Febrero de 2024 y son las 04:18 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 24.9º

SOCIEDAD

24 de junio de 2023

Una familia se fue de vacaciones a Miami y nunca volvió: venden asados por US$ 50

Cristian Ramírez, su esposa Melina y sus tres hijas pegaron el volantazo en plena pandemia y se hicieron cargo de un restaurante en un mall de Palmetto Bay. El “sueño americano” y la ilusión de que un día los visite Leo Messi con Antonela y sus hijos.

Una propuesta de trabajo que se frustró por la pandemia y un viaje a Miami para visitar a familiares fueron los ingredientes de un cambio de vida para Cristian Ramírez, su esposa Melina y sus tres hijas Azul, Abril y Alma.

 

Ramírez dejó atrás una carrera de 14 años como supervisor de rampa en los aeropuertos de San Fernando y Aeroparque y se embarcó en una nueva aventura: hacerse cargo de un restaurante franco argentino de Palmetto Bay, en Miami.

 

Ya analizaban irse de la Argentina: había recibido una oferta de trabajo en el aeropuerto de Pisa, en Italia, pero todo quedó trunco cuando estalló la pandemia de coronavirus. Cuando se reanudaron los vuelos, decidieron irse de vacaciones a Miami y mientras esperaban para recibirse la segunda dosis de la vacuna, les surgió una propuesta: “comprarle el fondo de comercio a un argentino que tenía un restaurante franco argentino: French Bistro”

 

Para Ramírez no era del todo un salto a lo desconocido: “Vengo de una familia de gastronómicos, mi papá siempre tuvo restaurantes y concesiones. Es algo que llevo en la sangre, lo hago con amor y cariño”, dijo.

El 18 de agosto de 2021 compraron el local, que existía desde hace 18 años, y si bien decidieron conservar el nombre en honor al tatarabuelo francés de Melina, le dieron una mayor impronta argentina.

A los manteles de estilo provenzal que adornan las mesas del local se sumaron fotos de la casa chorizo en la que vivián e imponentes banderas argentinas en las paredes. También la leyenda “Argentinian steakhouse” abajo del nombre. “Le dimos el toque argento que le faltaba como más sabores de empanadas, picadas, sandwiches de miga, milanesas, medialunas de jamón y queso…”.

Entre los mayores orgullos de Ramírez está el vacío al malbec, una versión del boeuf bourguignon con el vino emblema del país. “Me sale tan tierno que se puede cortar con la mano”, aseguró.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios