Viernes 7 de Octubre de 2022

Hoy es Viernes 7 de Octubre de 2022 y son las 16:46 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 27.9º

CIENCIA

17 de febrero de 2022

El contagio por COVID-19 aumenta 60% el riesgo de padecer un trastorno mental

Quienes cursaron la infección son más propensos a problemas de ansiedad, depresión y consumo de estupefacientes. Lo determinó un estudio de EEUU con 150.000 participantes

A medida que la pandemia de COVID-19 llega a su tercer año, innumerables personas han experimentado diversos grados de incertidumbre, aislamiento y problemas de salud mental. Sin embargo, aquellos que han tenido COVID-19 tienen una probabilidad significativamente mayor de experimentar dolencias en este sentido, según revelan investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis y el Sistema de Atención Médica de Asuntos de Veteranos de St. Louis, EEUU.

Estos trastornos mentales incluyen ansiedad, depresión e ideación suicida, así como trastorno por consumo de opiáceos, de alcohol y de drogas ilícitas, trastornos del sueño y de la cognición.

En un estudio recientemente publicado en el British Medical Journal de condiciones amplias y completas a partir de los resultados de salud mental en personas con infecciones por SARS-CoV-2, los científicos encontraron que tales trastornos surgieron dentro de un año después de la recuperación del virus en personas que tenían infecciones graves y leves.

El estudio encontró que los sujetos que habían cursado la infección por COVID-19 tenían 60 % más de probabilidades de sufrir problemas de salud mental que aquellos que nunca se contagiaron, lo que llevó a un mayor uso de medicamentos recetados para tratar dichos problemas y a un incremento en el riesgo de trastornos por uso de sustancias, incluidos opioides y no opioides como el alcohol y las drogas ilícitas.

“Sabemos por estudios previos y experiencias personales que los inmensos desafíos de los últimos dos años de la pandemia han tenido un efecto profundo en nuestra salud mental colectiva -explicó el autor principal Ziyad Al-Aly , epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington-. Pero si bien todos hemos sufrido durante la pandemia, a las personas que han tenido COVID-19 les va mucho peor mentalmente. Necesitamos reconocer esta realidad y abordar estas condiciones ahora antes de que se conviertan en una crisis de salud mental mucho mayor”.

Más de 418 millones de personas en todo el mundo y 78 millones en los EE. UU. se han infectado con el virus desde que comenzó la pandemia. “Para poner esto en perspectiva, es probable que las infecciones por COVID-19 hayan contribuido a más de 14,8 millones de casos nuevos de trastornos de salud mental en todo el mundo y 2,8 millones en los EE. UU. -aproximó Al-Aly, refiriéndose a los datos del estudio-. Nuestros cálculos no tienen en cuenta la cantidad incalculable de personas, probablemente millones, que sufren en silencio debido al estigma de la salud mental o la falta de recursos o apoyo. Además, esperamos que el problema crezca porque los casos parecen aumentar con el tiempo. Francamente, el alcance de esta crisis de salud mental es discordante, aterrador y triste”.

Desasosiego e investigación

“Nuestro objetivo era proporcionar un análisis integral que ayude a mejorar la comprensión del riesgo a largo plazo de los trastornos de salud mental en personas con COVID-19 y guiar su atención médica posterior a la infección -agregó Al-Aly, que trata a pacientes dentro de el Sistema de Atención Médica de St. Louis-. Hasta la fecha, los estudios sobre COVID-19 y la salud mental se han visto limitados por un máximo de seis meses, sumando datos de seguimiento y por una selección limitada de indicios de salud mental, por ejemplo, examinar la depresión y la ansiedad, pero no los trastornos por uso de sustancias”.

Los investigadores analizaron registros médicos no identificados en una base de datos mantenida por el Departamento de Asuntos de Veteranos de EEUU, el sistema integrado de atención médica más grande del país. Crearon un conjunto de datos controlados que incluían información de salud de 153.848 adultos que habían dado positivo por COVID-19 en algún momento entre el 1 de marzo de 2020 y el 15 de enero de 2021, y que habían sobrevivido los primeros 30 días de la enfermedad. Pocas personas en el estudio fueron vacunadas antes de desarrollar COVID-19, ya que las vacunas aún no estaban ampliamente disponibles en el momento de la inscripción.

En comparación con los de los grupos de control sin ninguna infección, las personas que contrajeron COVID-19 tenían un 35 % más de probabilidades de sufrir trastornos de ansiedad y casi un 40 % más de probabilidades de experimentar depresión o trastornos relacionados con el estrés que pueden afectar el comportamiento y las emociones. Esto coincidió con un aumento del 55 % en el uso de antidepresivos y un crecimiento del 65 % en el uso de benzodiazepinas para tratar la ansiedad.

De manera similar, las personas que se habían recuperado de COVID-19 tenían un 41 % más de probabilidades de tener trastornos del sueño y un 80 % más de probabilidades de experimentar un deterioro neurocognitivo. Este último se refiere al olvido, la confusión, la falta de concentración y otros impedimentos comúnmente conocidos como niebla mental.

Más preocupante, en comparación con las personas sin COVID-19, las personas infectadas con el virus tenían un 34 % más de probabilidades de desarrollar trastornos por consumo de opioides y un 20 % más de probabilidades de desarrollar trastornos por consumo de sustancias no opioides que involucran alcohol o drogas ilegales. También tenían un 46 % más de probabilidades de tener pensamientos suicidas.

“Los individuos deben saber que si han tenido COVID-19 y tienen problemas mentales, no están solos y deben buscar ayuda de inmediato y sin vergüenza -alentó Al-Aly-. Es fundamental que reconozcamos esto ahora, lo diagnostiquemos y lo abordemos antes de que la crisis de los opioides crezca y comencemos a perder más personas por suicidio. Debe haber un mayor reconocimiento de estos problemas por parte de los gobiernos, los proveedores de seguros de salud públicos y privados y los sistemas de salud para garantizar que ofrecemos a las personas un acceso equitativo a los recursos para el diagnóstico y el tratamiento”, agregó.

Para comprender mejor si el mayor riesgo de trastornos de salud mental es específico del virus SARS-CoV-2, los investigadores también compararon a los pacientes con COVID-19 con 72.207 pacientes con gripe, incluidos 11.924 que fueron hospitalizados, desde octubre de 2017 hasta febrero de 2020. Nuevamente, el riesgo fue significativamente mayor, 27 % y 45 %, en quienes tenían infecciones leves y graves de COVID-19, respectivamente. “Espero que esto disipe la noción de que el COVID-19 es como la gripe. Es mucho más serio”, indicó el especialista

Debido a que las estadías en el hospital pueden precipitar la ansiedad, la depresión y otras afecciones mentales, los investigadores compararon a las personas hospitalizadas por COVID-19 durante los primeros 30 días de la infección con las hospitalizadas por cualquier otra causa. Los trastornos de salud mental fueron un 86 % más probables en personas hospitalizadas por COVID-19.

“Nuestros hallazgos sugieren un vínculo específico entre el SARS-Co-V-2 y los trastornos de salud mental -continuó Al-Aly-.”No estamos seguros de por qué sucede esto, pero una de las principales hipótesis es que el virus puede ingresar al cerebro y alterar las vías celulares y neuronales, lo que lleva a trastornos de salud mental. De lo que estoy absolutamente seguro es que se necesita atención urgente para identificar y tratar a los sobrevivientes de COVID-19 con trastornos de salud mental”, concluyó


📻Seguinos de lunes a viernes de 9 a 13 hs por FM GUALAMBA 93.7 MHZ y a través de la página web
www.fmgualamba.com.ar 

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411 / Fijo 362 457-3782

Seguinos y enterate de toda la actualidad en www.alertaurbana.com.ar



COMPARTIR:

Comentarios