Martes 4 de Octubre de 2022

Hoy es Martes 4 de Octubre de 2022 y son las 10:11 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 19.5º

CIENCIA

12 de febrero de 2022

El daño a la salud mental por la pandemia de COVID-19 podría durar una generación

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411/ 3624622442)

Así lo advierten expertos psicólogos y psiquiatras de varias partes del mundo, según un estudio publicado en The Lancet.

Los trastornos mentales en los jóvenes se han elevado durante la pandemia, debido principalmente al confinamiento y a la propia enfermedad COVID-19 y no atenderlos oportunamente puede tener consecuencias en la vida adulta.

Así lo señalan diversas instituciones médicas, profesionales independientes y hasta gobiernos que temen que las consecuencias mentales de la actual pandemia se trasladen por muchos años. Aparte de los impactos físicos obvios del coronavirus, los profesionales de la salud destacan la lucha que las personas han vivido en los últimos dos años, con muchos cambios emocionales y sociales vividos. Además, advierten que a muchos les resulta difícil adaptarse a una “nueva normalidad” ahora que los bloqueos y confinamientos comenzaron a relajarse.

Un estudio, publicado en la revista médica The Lancet en octubre, analizó la prevalencia mundial de la depresión y los trastornos de ansiedad en 204 países y territorios en 2020 debido a la pandemia de covid. Encontró que la salud mental disminuyó drásticamente en ese año, con un estimado de 53 millones de casos adicionales de trastornos depresivos mayores y 76 millones de casos adicionales de trastornos de ansiedad observados en todo el mundo. Se encontró que las mujeres y las personas más jóvenes se vieron más afectadas que los hombres y los adultos mayores.

Como la pandemia realmente se afianzó en la primavera de 2020, había poca comprensión de cuánto duraría la misma. Los psicólogos dicen que hubo una sorprendente cantidad de resiliencia durante los primeros meses del brote del virus, particularmente cuando muchos países entraron en bloqueos sin precedentes.

“Definitivamente hay un gran impacto en la salud mental debido a un largo período de incertidumbre y cambio que ha dejado a las personas muy aisladas y sin saber cómo conectarse. Simplemente estar en público e interactuar de una manera muy informal con extraños o conocidos leves, eso es muy regulador, creador de normas y afirmación de la realidad”, afirmó el doctor Valentine Raiteri, un psiquiatra que trabaja en Nueva York y que no participó del estudio.

“Sin duda, la pandemia ha llevado a un incremento en el número de adolescentes que reportan tener algún problema de salud mental”, señaló José Benjamín Guerrero, jefe departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “No hay que olvidar que la depresión es una de las principales causas de enfermedad y discapacidad en los adolescentes en el mundo”, insistió. “De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos mentales representan el 16 % de la carga mundial de enfermedades y lesiones en adolescentes”, dijo y agregó que la pobreza, el abuso y la violencia en sus diferentes formas son factores que hacen a los jóvenes más vulnerables a los problemas de salud mental.

“La pandemia de COVID-19 ha suscitado una gran preocupación por la salud mental de una generación de niños y niñas. Sin embargo, puede que la pandemia represente solo la punta del iceberg de la salud mental, un iceberg que hemos pasado por alto durante demasiado tiempo”, afirmó Unicef en su informe anual 2021 sobre infancia y adolescencia que hizo público este martes con el nombre En mi mente: promover, proteger y cuidar la salud mental de los niños.

El informe Estado anual de la Infancia 2021, difundido en noviembre, hizo un llamamiento “al compromiso, la comunicación y la acción como elementos fundamentales de un enfoque integral para promover la buena salud mental de cada niño, proteger a los niños vulnerables y cuidar a los que se enfrentan a los mayores obstáculos”.

Según las estimaciones de la agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la infancia “un 13% de los adolescentes de entre 10 y 19 años padece un trastorno mental diagnosticado”. Esto implica que 1 de cada 7 jóvenes. El organismo advirtió que “prácticamente en cada rincón del planeta, tanto en los países ricos como en los pobres, los trastornos mentales (y la falta de respuestas adecuadas) siguen infligiendo un sufrimiento considerable a los niños y los jóvenes y representan una de las principales causas de muerte, enfermedad y discapacidad, especialmente entre los adolescentes de edad más avanzada”.

La doctora Susana Baldini, Directora Médica de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), destacó que “visibilizar los trastornos de salud mental es el primer paso para que todos como sociedad tomemos conciencia de su relevancia y de la importancia de su adecuado diagnóstico y abordaje integral”.

Natalie Bodart, psicóloga clínica con sede en Londres y directora de The Bodart Practice, afirmó que la pandemia significó que muchas personas tuvieron que enfrentar problemas en su vida que antes habían podido evitar, como el alcoholismo, problemas de relación, aislamiento y soledad.

“Nuestro día a día sirve como un gran mecanismo de defensa, tenemos muchas distracciones que nos ayudan a evitar cosas, para bien o para mal. Por ejemplo, hemos tenido gente más joven que ha venido a nosotros y nos ha dicho, ‘ahora que ya no estoy haciendo mi trabajo tan sociable y ocupado, me doy cuenta de que tengo un problema con el alcohol’. ¿Y por qué es eso? Bueno, eso es porque ya no se puede ocultar por el hecho de que su trabajo exige que socialicen y beban mucho. O bien, personas que han estado en relaciones en las que no ven mucho a su pareja, así que funciona, funciona, pero luego estás atrapado en casa con esa persona y de repente te das cuenta de que en realidad hay muchas cosas por venir, que simplemente no nos hemos enfrentado o no nos hemos dado cuenta”.

Sin embargo, para algunas personas, particularmente aquellas con ansiedad social aguda, los bloqueos de COVID proporcionaron la tapadera perfecta. “Muchas personas trabajan muy duro y se esfuerzan por interactuar más con otras personas para socializar más, y COVID simplemente significó que ya no tenían que hacer eso. Así que estaban hablando de esta gran sensación de alivio”, dijo a CNBC Leigh Jones, psicóloga clínica y cofundadora de Octopus Psychology.

“Pero aunque estaban un poco encantados cuando sucedió por primera vez, entonces estaban realmente preocupados por enfrentarse a la gente nuevamente. Y eso ha sido una especie de general, personas con ansiedad social, personas con trastorno de personalidad, que evitan a otras personas, porque... no fue tanto el aislamiento lo que fue difícil. Fue volver a salir”, dijo Jones, que trabaja con pacientes públicos y privados en Leeds y Bradford, en el norte de Inglaterra.

“Para prácticamente todos los que veo, COVID ha tenido algún tipo de impacto”, dijo, y señaló que tiene otros pacientes “que tienen grandes problemas para sentirse muy, muy vulnerables al daño o la enfermedad” o el contagio.

Hasta la fecha, ha habido más de 400 millones de casos de COVID en todo el mundo y más de 5,7 millones de muertes, según datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins . Las restricciones en el contacto social han impedido que millones de personas compartan no solo hitos como nacimientos y bodas con familiares y amigos, sino también momentos finales con sus seres queridos, y muchos no pudieron celebrar o asistir a funerales durante los puntos más estrictos de encierro.

Jones señaló que le preocupaba la pérdida de los “rituales” asociados con la muerte. “Realmente me preocupa el impacto en el duelo, porque tenemos rituales por una razón, que es ayudarnos a procesar la pérdida y el duelo”, dijo.

El duelo, el aislamiento, la incertidumbre y la pérdida, una pérdida de libertades, relaciones y momentos que no se pueden revivir ni recuperar, son solo algunos de los problemas que han afectado a muchas personas durante la pandemia. Los psicólogos dicen que si bien la pandemia puede estar ahora en su fase final, el impacto del COVID en la salud mental podría sentirse durante años.

 

 

Seguinos de lunes a viernes de 9 a 13 hs por FM GUALAMBA 93.7 MHZ y a través de la página web www.fmgualamba.com.ar

(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411/3624622442

Seguinos y enterate de toda la actualidad en www.alertaurbana.com.ar



COMPARTIR:

Comentarios