Lunes 4 de Marzo de 2024

Hoy es Lunes 4 de Marzo de 2024 y son las 22:28 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 25.4º

POLÍTICA

8 de mayo de 2023

Atentado a CFK: la secretaria de Milman declaró que borraron las fotos de su celular en una oficina de Patricia Bullrich

Ivana Bohdziewicz declaró el viernes pasado en Comodoro Py para ampliar su declaración como testigo. “Resulta impresionante el encubrimiento del intento de asesinato”, aseguró la Vicepresidenta

Ivana Bohdziewicz, una de las secretarias del diputado Gerardo Milman, reapareció en la causa que investiga el atentado a Cristina Kirchner para confirmar que había borrado su teléfono porque no quería que se filtraran sus fotos íntimas y que para ello se había asesorado.

La declaración introdujo un dato llamativo que hasta ahora no estaba en el expediente. La mujer aseguró que su amiga y compañera de trabajo Carolina Gómez Mónaco la llevó hasta una oficina de la precandidata a presidenta de Juntos por el Cambio Patricia Bullrich, en donde estaban Milman y un perito, para realizar el borrado del contenido del teléfono. Según explicó, como estaba muy preocupada ante la posibilidad de que se filtrara información privada, aceptó las recomendaciones para limpiar el aparato.

“Yo estaba preocupada por mi vida personal, en ese momento los medios estaban bastante activos. Entonces deciden borrar todo y yo accedí. Tampoco creí que iba a ser tan grave y me iba a perjudicar hacerlo”, aseguró Bohdziewicz según la declaración a la que accedió Infobae.

¿Qué impacto tiene esa declaración en la causa? Para la querella demuestra su hipótesis de que los celulares de las asesoras de Milman y testigos en la causa debieron haberse secuestrado en un primer momento, cuando surgieron las primeras sospechas sobre el rol del diputado nacional. Estos reclamos derivaron en los insistentes pedidos de recusación contra la jueza María Eugenia Capuchetti. Además, instala el nombre de Bullrich en la causa, una de las dirigentes que -siempre resalto públicamente el oficialismo- no se solidarizó con Cristina Kirchner tras el atentado y actualmente se encuentra en la carrera para la sucesión de Alberto Fernández en Casa Rosada.

La vicepresidenta Cristina Kirchner se refirió esta mañana a la cuestión. Tuiteó un fragmento de una nota periodística publicada en el diario Página 12: “En Argentina, la presidenta del mayor Partido de la oposición (PRO) y precandidata a la presidencia, Patricia Bullirchi (sic), es sospechosa de estar involucrada en una operación para borrar datos del celular de una testigo clave en el caso del intento de asesinato de Cristina Kirchner. La testigo, asistente de un diputado en el momento del crimen, dijo que la llevaron a la oficina de Bullrich y allí un experto le borró el celular. La extrema derecha en América Latina utiliza la violencia como método en todos los Países ¡Vergonzoso!”

Y sobre ese texto, CFK agregó: “Lo que acabas de leer no lo dijo NADIE en Argentina. Son las expresiones de un diputado de la República Federativa de Brasil publicadas en el día de ayer al conocerse, a través de Página 12, el testimonio de una ex asesora del Diputado Millman (sic). Resulta muy impresionante no sólo la naturalización de la violencia política sobre mi persona, sino también el encubrimiento del intento de asesinato ocurrido el 1 de septiembre”.

Un rato después, Patricia Bullrich eligió responder también a través de Twitter. Subió la captura de pantalla de una nota que decía “Alberto Fernández se sumó a la denuncia contra Patricia Bullrich por el atentado a Cristina Kirchner” y en la bajada aclaraba que en La Rioja junto al gobernador reelecto Ricardo Quinquela había dicho “así podemos saber cómo se mueven algunos de los que tenemos que enfrentar” (sic).

“Ya no saben que inventar frente al total y absoluto fracaso de su patético cogobierno. Conmigo, El 10 de diciembre el kirchnerismo se acaba”, afirmó Bullrich.

En tribunales relativizan el valor de la declaración de la joven: “Es más político que judicial”, dijeron a Infobae las fuentes consultadas. La llamada “pista Casablanca” sigue sin modificarse. Y sobre todo porque todo el material que supuestamente se borró del teléfono de la joven fue recuperado y analizado y hasta el momento no se encontró nada que sea de interés para la causa.

Además, en su nueva presentación, la joven ratificó que nunca escuchó a Milman decir en el bar ubicado en la esquina del Congreso “cuando la maten yo voy a estar en la Costa”. Esa frase fue oída por el asesor legislativo Jorge Abello, 48 horas antes del atentado, según declaró en la causa a fines de septiembre.

Quiénes son las asesoras de Milman
La jueza y el fiscal localizaron a los dos testigos que estaban con Milman el día que se supone que dijo la frase. Son Gómez Mónaco y Bohdziewicz, asesoras legislativas del diputado. Las identificaron y las llamaron a declarar. Las dos mujeres dijeron en una primera instancia que no habían estado en Casablanca. Luego de que le mostraran videos de seguridad donde se las veía, admitieron su presencia pero declararon que nunca escucharon al legislador expresarse en ese sentido.

La querella pidió allí que se secuestran sus teléfonos. La jueza se opuso porque consideró que el pedido no estaba debidamente fundado y se trababan de testigos, no acusadas. El caso escaló con recusaciones a la jueza hasta que la Cámara Federal habilitó avanzar con la pista Milman y revisar los teléfonos de las mujeres frente a la gravedad del caso.

El 1° de diciembre, las asesoras entregaron sus teléfonos celulares y sus claves, como quería la querella de Cristina Kirchner, en el marco de la hipótesis que investiga si el legislador dijo la frase que escuchó Abello en el bar Casablanca. El análisis del contenido de los aparatos quedó bajo la órbita de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Igual, una de ellas ya aclaró que cambió el aparato del teléfono, aunque explicó que el anterior lo tenía una hermana suya y podía aportarlo; Bohdziewicz reconoció que había borrado las fotos después de asesorarse: temía que se filtraran fotos íntimas suyas.

Cuando el fiscal le preguntó si tenía conversaciones con Milman, Bohdziewicz respondió: “Sí, de temas laborales”. “Pero quiero aclarar que las borré. Tanto los mensajes como las fotos, porque sentí que se podía violar mi intimidad si me pedían mi teléfono. Yo borré todo porque no había posibilidad de seleccionar solo algunas cosas y tenía fotos intimas mías comprometedoras. Para eso me asesoré. De todas formas, quiero aclarar que nunca hablé de nada relacionado con el atentado a la Vicepresidenta en cuanto a una participación criminal en el mismo. Sí hemos hablado sobre el tema del atentado, desde el punto de vista de lo que se escuchaba por los medios”, declaró la mujer en aquella primera instancia, según revelaron fuentes judiciales.

COMPARTIR:

Comentarios