Martes 19 de Octubre de 2021

Hoy es Martes 19 de Octubre de 2021 y son las 02:15 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 12.5º

HISTORIA

10 de octubre de 2021

Hitler ¿sigue entre nosotros?

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411)/ Fijo (área Resistencia) 4573782/ (interior provincial) 3624-573782

La historia hecha por historiadores no sólo ha comprobado que Hitler murió en 1945, sino que murió derrotado. Entonces, ¿por qué su fantasma aún agita otras versiones? El inglés Richard Evans analiza en un libro la persistente fascinación por el nazismo

¿Adolf Hitler y Eva Braun escaparon de Berlín en 1945 para vivir en Bariloche junto a su hija Úrsula? ¿Durante esta nueva vida argentina tuvieron, además, otra hija? ¿Y es esta otra hija la canciller alemana Angela Merkel? Según todas estas teorías expuestas en libros, programas de televisión y sitios web, aún si el Führer hubiera logrado fugarse de la contraofensiva soviética que arrasaba las inmediaciones de la Cancillería alemana y abordar en las Islas Canarias el submarino que lo llevó hasta la Argentina, de lo que no habría podido escaparse es del divorcio. Ya en Bariloche, según los fabricantes de conspiraciones, Eva Braun lo habría abandonado “por aburrimiento”, por lo que Hitler murió impune, exiliado y divorciado en 1972.

Contra los “argentinistas”, como el historiador Richard Evans llama en Hitler y las teorías de la conspiración: el Tercer Reich y la imaginación paranoide (Crítica) a esta extensa, lucrativa y sin duda entretenida corriente de creadores de mentiras sobre la fuga del líder nazi a la Argentina, están quienes expanden el escenario de sus invenciones hacia toda Sudamérica. ¿En realidad Hitler llegó a Buenos Aires sólo para instalarse a través de Paraguay en una ciudad de Mato Grosso, en Brasil? ¿Se dedicó ahí a buscar tesoros ocultos con ayuda de un mapa que los Aliados le habían dado en el Vaticano? ¿Y buscó una novia negra para despistar sobre su historial nazi hasta su muerte, en 1984?

Disfrazados de “historiografía alternativa” o “revelación de conspiraciones”, explica Evans, lo que estos ejemplos de la extendida mitomanía paranoide alrededor del nazismo confirman es que, en primer lugar, nunca antes la posibilidad de mentir tuvo a su alcance una plataforma tan instantánea y redituable como internet, y en segundo lugar, que nunca antes la tendencia humana a creer en lo que nos gustaría que fuera cierto en lugar de afrontar los hechos tal como son tuvo tantos motivos para conformarse con sus propias limitaciones.

Fabricadas a partir de declaraciones de segunda mano, rumores y fuentes anónimas no confirmadas ni corroboradas, lo único que sostiene a todas estas mentiras es la insistencia en creer en ellas a pesar de todas las pruebas históricas que las niegan. Pero si vivimos rodeados de pantallas que nos permiten “bloquear”, “silenciar” y “dejar de seguir” a quienes interrumpen, cuestionan o incomodan la apacible versión de un presente a la exacta medida de nuestro narcisismo, ¿por qué no “bloquear”, “silenciar” y “dejar de seguir” a quienes interrumpen, cuestionan o incomodan nuestras fantasiosas versiones sobre el pasado y el futuro?

¿Por qué Hitler sigue entre nosotros?

En este punto, la única pregunta es: ¿por qué Hitler? ¿Por qué creer en la supervivencia secreta de un líder fascista de masas responsable de la última gran guerra mundial y del asesinato criminal de millones de personas en campos de concentración y exterminio? ¿Qué nos dice la invención de su supervivencia y del poder nazi tras su nombre sobre la imaginación política del siglo XXI?

Para responder con mayor claridad está uno de los compañeros de investigación de Evans, el politólogo David Runciman. En su ensayo Así termina la democracia, Runciman explica que muchas veces son los “inconformistas de la verdad”, los que afirman que “piensan por sí mismos”, quienes, como demuestra el submundo de las teorías conspirativas sobre la historia, aún si actúan convencidos de la legitimidad de sus sospechas, a veces terminan dañando las bases de la democracia. ¿Y acaso el anhelo de un “Hitler vivo” no es un síntoma distorsionado de nuestros malestares actuales con la democracia?

Evocar el fantasma de Hitler, en tal caso, es aglutinar dos formas diferentes de poner fin a la democracia, ya que el nazismo fue la muerte de la democracia “en tanto que mató al régimen político democrático de la República de Weimar y lo sustituyó por una dictadura”, afirma Runciman. De esta manera, el nazismo se convirtió en una mirada al abismo, es decir, hacía el instante donde todo se viene abajo. Sin embargo, contra las viejas fantasías de desastre político del siglo XX, subraya Runciman, “la democracia en el siglo XXI sobrevive porque pocas cosas hay que puedan matarla como forma de hacer política”. Y esto ocurre al punto de que incluso “la muerte de la civilización podría suceder antes que la muerte de la democracia”. En consecuencia, a las alarmas de la democracia provocadas por las crisis recurrentes de empleo o la desigualdad, se suman las ansiedades provocadas por las actuales crisis sanitarias y ambientales.

La segunda vida de Hitler en Argentina

Tal como ocurre con Los protocolos de los sabios de Sion, que todavía circula por internet como si fuera verdadero, que los historiadores mejor documentados hayan demostrado que Hitler se suicidó en Berlín hace 76 años tampoco significa que los teóricos de las conspiraciones dejen de creer que todo es un engaño. Un dato curioso, sin embargo, es que el primero en inventar que Hitler estaba vivo fue el hombre al frente de su aniquilación: Josef Stalin. “Está escondido en alguna parte”, le dijo al estadounidense Harry Hopkins en mayo de 1945, sugiriendo que habría escapado en un submarino. El objetivo de esta mentira era estratégico: un Hitler vivo y escondido, gestando en secreto la resurrección del nazismo, servía para castigar con mayor dureza a los alemanes.

📻Seguinos de lunes a viernes de 9 a 13 hs por FM GUALAMBA 93.7 MHZ y a través de la página web www.fmgualamba.com.ar

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411)/ Fijo (área Resistencia) 4573782.

Seguinos y enterate de toda la actualidad en www.alertaurbana.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios