Martes 1 de Diciembre de 2020

Hoy es Martes 1 de Diciembre de 2020 y son las 15:11 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

31.1°

EL TIEMPO EN RESISTENCIA-CHACO-ARGENTINA

MUNDO

21 de noviembre de 2020

Francisco Soto: el militar torturado por la cúpula militar y acusado de colaborar con los Zetas

En enero de 2018, un miembro militar comenzó una larga temporada en el “infierno”

El principio jurídico de presunción de inocencia consiste en asumir que todo individuo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. En México, demostrarlo es tan fácil como fabricar un culpable.

La vida no se detuvo mientras Francisco Soto, un subteniente del Ejército Mexicano en el 69 Batallón de Infantería, en Saltillo, Coahuila, estuvo en arraigo. Sólo él quedó en una tortuosa y prolongada pausa. Para las autoridades mexicanas, Soto y ocho de sus compañeros eran culpables de colaborar con el grupo criminal Los Zetas.

El viernes 18 de marzo de 2011, seis días después de la detención de Soto, su esposa Tania salió de la Fiscalía de Delincuencia Organizada en la Ciudad de México rumbo a Saltillo, donde se encontraba su hija con sus padres.

Tanya viajó en autobús durante horas para recoger a su hija, empacar sus cosas y mudarse a la capital mexicana. Hasta hace poco, la mujer, su primogénita y Soto tenía una vida tranquila.

Tanya llegó hasta la Unidad Habitacional Militar, donde vivía con su familia, temía que los soldados le hicieran daño como lo hicieron con su esposo el día de su detención —el 13 de marzo de 2011—.

“Después de ver a Paco (Francisco Soto) yo lo único que hacía era llorar”, confesó Tanya al periodista Pablo Ferri de El País. Según Tanya, Francisco era otro en la fiscalía. “Estaba golpeado y asustado”, cuenta la mujer.

El camino de vuelta a la Ciudad de México no fue menos tortuoso. Mientras Tanya y su hija, acompañadas de un sobrino, regresaban a la ciudad, Soto fue sacado de la Fiscalía y llevado a una casa de arraigo en la colonia Doctores. Ahí Tanya visitó todos los días a su marido. La vida familiar se había convertido en visitas contadas.

Soto había sido acusado de colaborar para Los Zetas. Las señalizaciones nacen de las declaraciones de dos presuntos miembros del grupo criminal: el “Gerry” y “Guacho”. De acuerdo con éste último, en Saltillo tenían todo controlado.

La versión del sicario apunta que Los Zetas pagaban entre 10,000 y 50,000 pesos a los militares, y el era el encargado de la nómina.

La versión del “Gerry” es aún más contundente. En su declaración, el criminal inculpa a Soto argumentando que Soto era uno de los enlaces con Los Zetas. Luego, ante un juez militar, el “Gerry” negó la acusación y dijo que los agentes de la SEIDO le obligaron a incriminar al teniente.

El 1 de mayo de 2017, seis años de la detención de Soto, éste y ocho de sus compañeros militares fueron condenados a 26 años de prisión por colaborar con el Cartel de Los Zetas.
fuente.  infobae.

COMPARTIR:

Comentarios