Martes 23 de Julio de 2024

Hoy es Martes 23 de Julio de 2024 y son las 06:23 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 8.8º

9 de septiembre de 2023

Un estanciero temido, toda una familia de caseros desaparecida y una misteriosa obsesión que lleva 21 años

Qué pasó con los Gill aún desvela a la Justicia, que analiza una nueva pista. María Adelia Gallegos, madre de la mujer y abuela de los cuatro chicos, repasó el caso y afirmó: “Goethe los mató, algo les hizo”.

El domingo 13 de enero del año 2002, el peón rural Rubén José Gill, de 56 años, su esposa Norma Margarita Gallegos, de 26, y sus cuatro hijos, María Ofelia, de 12, Osvaldo José, de 9, Sofía Margarita, de 6 y Carlos Daniel, de 3, fueron al velatorio de un vecino en Entre Ríos y se los tragó la tierra.

Casi tres meses después, la madre de la mujer y abuela de los chicos, María Adelia Gallegos, se enteró de la desaparición de su familia por Alfonso Goethe, un alemán conocido por su mal temperamento y dueño de la estancia La Candelaria, donde Rubén trabajaba como peón y vivía junto con su esposa y sus hijos.

María los buscó vivos durante mucho tiempo, pero la esperanza se le fue desdibujando a lo largo de los 21 años que pasaron desde aquel día y ahora lo único que le queda es una amarga sospecha. “Goethe los mató, algo les hizo”, dijo la mujer

Las hipótesis del caso fueron de lo más variadas y algunas hasta descabelladas. Apenas desaparecieron, se creyó que los Gill se habían ido por voluntad propia. Los buscaron primero en Santa Fe, donde se especuló con que la familia podría haber ido en busca de un futuro mejor. Después los buscaron en Córdoba, donde tenían parientes, y más tarde también en Chaco, Corrientes, Paraguay y Brasil.

Pero no se encontró ni un solo registro oficial ni datos migratorios de ellos. Ninguno de los chicos fue inscripto en ninguna escuela del país, nadie necesitó nunca atención médica, ninguno votó, jamás se comunicaron con nadie. Y en poco tiempo todas las sospechas apuntaron a Goethe, a quien se le llegó a atribuir incluso la paternidad del hijo menor de Margarita y Rubén.

También dijeron que después de masacrarlos a todos, el patrón los había descuartizado y tirado sus restos a los chanchos para que se los comieran. A Goethe lo acusaron de todo, pero nunca le pudieron probar nada, y murió en 2016 en un accidente automovilístico sin haber sido jamás imputado, llevándose, si es que la sabía, la verdad con él.

Seguinos de lunes a viernes de 9 a 13 hs por FM GUALAMBA 93.7 MHZ y a través de la página web www.fmgualamba.com.ar (Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411/ 3624622442) Seguinos y enterate de toda la actualidad en www.alertaurbana.com.ar

COMPARTIR:

Comentarios