Jueves 29 de Septiembre de 2022

Hoy es Jueves 29 de Septiembre de 2022 y son las 07:55 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 13.7º

HISTORIA

23 de diciembre de 2021

El milagroso aterrizaje de un vuelo con el piloto en el techo del avión

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411)/ Fijo (área Resistencia) 4573782/ (interior provincial) 3624-573782

El capitán fue arrancado de su asiento y succionado en pleno vuelo.

El capitán Tim Lancaster y el primer oficial Alistair Atchison estaban al mando del vuelo 5390 de British Airways, desde Birmingham a Málaga, en España.

Después de 27 minutos de vuelo, al alcanzar una altitud de 5.300 metros, dos de los seis vidrios del parabrisas se desprendieron. La ventana succionó literalmente al capitán. Su cabeza y su torso quedaron al aire libre, mientras sus piernas permanecieron dentro del avión, con los asistentes de vuelo agarrándolo. Ocurrió en 1990. Había 81 personas.

Según recordó Sur, la descripción del accidente en la web especializada aviation-safety.net, que recrea sucesos aéreos a partir de informes oficiales, lo contó así: "A las 07.33 horas, mientras el personal de cabina se preparaba para servir comida y bebidas y la aeronave ascendía a una altitud de presión de, aproximadamente, 17.300 pies, hubo un fuerte estruendo y el fuselaje se llenó de niebla de condensación. Inmediatamente fue evidente para la tripulación de cabina que se había producido una descompresión explosiva".

Atchison no podía creer lo que estaba ocurriendo y los pasajeros de primera clase entraron en estado de shock.

La descompresión en la cabina hizo saltar por los aires la consola de navegación, se bloqueó el control del acelerador, lo cual provocó que la aeronave siguiera ganando en velocidad a medida que descendía. Para provocar más caos aún, la puerta de la cabina se abrió de par y par y comenzaron a volar papeles y desechos hacia el habitáculo de los pasajeros.

Mientras tanto, el cuerpo del capitán seguía fuera, congelándose. El asistente de vuelo, Nigel Ogden, pudo cerrar milagrosamente el cinturón de Lancaster, mientras los auxiliares de vuelo intentaban calmar a los pasajeros, asegurar objetos sueltos y preparar las posiciones de emergencia.

Atchitson no tenía más remedio que comenzar un descenso de emergencia muy rápido, para alcanzar una altitud que ofreciera oxígeno suficiente, porque el avión no estaba equipado para proporcionarlo a todas las personas a bordo. Volvió a activar el piloto automático que se había desactivado temporalmente y emitió una llamada de emergencia.

Había que salvar al capitán que, en esos momentos, tenía medio cuerpo fuera del avión. Ogden estaba sufriendo congelaciones y estaba agotado por el esfuerzo de sujetar a Lancaster. Dos asistentes vinieron para ayudarlo.

En algún momento, todos pensaron que el capitán estaba muerto, pero el copiloto ordenó a la tripulación de cabina que por nada del mundo liberaran su cuerpo. Temía que volara y fuera a parar al motor izquierdo, causando a su vez un incendio o una falla en el motor.

En medio de aquella terrible odisea, Atchitson recibió la autorización del control de tráfico aéreo para aterrizar en Southampton (al sur de Inglaterra). Agarrados fuertemente al cuerpo de Lancaster, se prepararon para la maniobra.

Lo que pudiera llamarse una auténtica escena de película de acción, pero esta vez sin actores ni trucos, el vuelo 5390 de la British Airways aterrizó sin problemas y sin ningún pasajero con lesiones graves.

No hubo ni un pasajero herido, pese a los episodios de pánico que se vivieron. 


📻Seguinos de lunes a viernes de 9 a 13 hs por FM GUALAMBA 93.7 MHZ y a través de la q web www.fmgualamba.com.ar 

🗣(Compartí con nosotros tus comentarios, denuncias, fotos y videos al WhatsApp 3624100411)/ Fijo (área Resistencia) 4573782/ (interior provincial) 3624-573782 

Seguinos y enterate de toda la actualidad en www.alertaurbana.com.ar

 

 



COMPARTIR:

Comentarios