Domingo 26 de Junio de 2022

Hoy es Domingo 26 de Junio de 2022 y son las 16:35 - ALERTA URBANA ...DE LUNES A VIERNES DE 09 A 13 POR FM GUALAMBA 93.7 MHZ.- LO QUE TENES QUE SABER ESTA EN ALERTA URBANA

  • 15.2º

SALUD

22 de mayo de 2022

Ansiedad, un trastorno provocado por las amenazas reales pero también por las imaginarias

La posibilidad de enfermarnos y complicarnos nos angustia y eso nos predispone a desarrollar una enfermedad o, incluso, repercute en nuestro sistema inmunológico, debilitándonos.

En estos tiempo que transitamos, las fuentes de ansiedad son infinitas. En los más grandes, podrían ser perder el trabajo, el contagio de covid propio o de los seres queridos, los conflictos de pareja, el exceso de pantallas, la falta de sueño, una microbiota intestinal alterada por excesivo consumo de ultraprocesados o alimentos altos en azúcar, la fatiga y el estrés.

En tanto, en los más chicos los cambios de rutina, un ambiente estresante en casa, la dificultad para movilizarse en espacios abiertos, la falta de socialización y de naturaleza, la mala gestión de pantallas, una microbiota intestinal alterada y la falta de límites pueden desencadenar en ansiedad. En fin, la lista es interminable porque no existen dos cerebros iguales.

Pero, además, ante esta gran amenaza de contagio del covid y las eternas variantes, también nos encontramos que la posibilidad de enfermarnos y complicarnos nos angustia y esta ansiedad nos predispone a desarrollar una enfermedad o, incluso, repercute en nuestro sistema inmunológico, debilitando nuestra capacidad de combatir una enfermedad.

Y es que la ansiedad que sentimos se desencadena ante preocupaciones o temores de cara al futuro. Y como dato relevante, más del 90% de las veces esas preocupaciones o temores no se concretan. Pero, además, la evidencia científica nos revela que el cerebro no distingue lo real de lo imaginario. Eso quiere decir que nos genera la misma ansiedad y la misma reacción en el cuerpo y cerebro el pensar que, por ejemplo, nos van a despedir del trabajo y que realmente eso suceda.

Ante estas amenazas reales o imaginarias, el sistema nervioso se pone en modo alerta y el cerebro responde provocando la liberación de cortisol. Esta hormona activa todos los órganos de nuestro cuerpo para la acción, aumentando la respiración, la frecuencia cardíaca y redirige el flujo sanguíneo de los órganos abdominales a los músculos que nos ayudarán a enfrentar ese “peligro”.

El problema radica en que cuando tenemos esta cascada química de epinefrina y noreponefrina en nuestro cerebro que dispara al cortisol a todos nuestro órganos con demasiada frecuencia y de manera indiscriminada (ante lo real o imaginario), nos volvemos más vulnerables a enfermedades físicas y/o mentales.

Técnicas para calmar la ansiedad y las preocupaciones
Conocer algunas técnicas sencillas, prácticas y gratis que podemos hacer en familia, en estos tiempos de fiestas y vacaciones ante esta pandemia infinita, es necesario si queremos resguardar nuestro bienestar y el de los que amamos:

Primero, permítanse vivir el presente, reír, disfrutar y compartir. Cuando disfrutamos con los que amamos, cuando nos abrazamos, reímos en grupo, cantamos o inclusive escuchamos empáticamente al otro, nuestro cerebro produce oxitocina que es, por excelencia, la hormona que contrarresta los efectos nefastos del cortisol.
Segundo, expónganse de manera rutinaria al sol 15 minutos por la mañana. La luz solar que llega a nuestro cerebro a través de los ojos activa nuestro reloj biológico, preparando a nuestro cuerpo y cerebro para el día. Además, estudios revelan que la luz solar activa la producción de serotonina, un neurotransmisor clave para disfrutar de salud mental.
Tercero, intenten dormir del lado derecho. El nervio vago es ese que conecta el tronco cerebral con casi todos los órganos del cuerpo: con el corazón, los pulmones, el estómago, los intestinos, el páncreas, el hígado, los riñones, el bazo y la vesícula. Esto significa que el 75% del nervio vago tiene enervaciones a nuestros tejidos más importantes. Para gozar de bienestar y salud mental debemos tener un tono vagal alto y para lograr esto, una forma simple y pasiva, es dormir del lado derecho.
Cuarto, pero no menos importante, combatan el sedentarismo y el exceso de pantallas al que nos vemos expuestos. La actividad física es por definición el mejor kit de primeros auxilios para combatir el estrés y la ansiedad y, por ende, prevenir enfermedades mentales. Salgan a caminar, a andar en bicicleta, en patineta, a correr o lo que esté dentro de sus posibilidades.
No podemos vivir agobiados por el pasado y tampoco angustiados por el futuro incierto que se visibiliza. En tiempo desafiantes como estos, debemos procurar gestionar sanamente las emociones que sentimos en el presente y anhelar con ilusión un futuro mejor.

(*) Carina Castro Fumero es neuropsicóloga pediátrica. Se capacitó en universidades y centros en Costa Rica, Argentina, España y Estados Unidos, especializándose en Neurodesarrollo. Trabaja en el área de la salud mental de manera individual y en centros de intervención interdisciplinaria.



COMPARTIR:

Comentarios